Organizaciones ágiles

Organizaciones ágiles

Las organizaciones ágiles, de cualquier tamaño y en todas las industrias, tienen algunos elementos en común.
Entre estas características se incluyen contar con una red de equipos dentro de una cultura centrada en las personas que opera en un rápido aprendizaje y rápidos ciclos de decisión que son habilitados por la tecnología.

 

1. Visión compartida en toda la organización

Las organizaciones ágiles analizan habitualmente para quién crean valor y cómo lo hacen. Están centradas en el cliente y buscan satisfacer diversas necesidades en todo el ciclo de vida del cliente.
Además, se comprometen a crear valor no solamente para sus clientes sino para sus empleados, inversores, socios y comunidad.

Para dar coherencia y enfoque a sus objetivos, las organizaciones ágiles establecen un propósito y una visión compartidos que ayuda a las personas a sentirse personal y emocionalmente comprometidas.

 

2. Red de equipos capacitados.

Las organizaciones ágiles mantienen una estructura estable de alto nivel, pero reemplazan gran parte de la jerarquía tradicional con una red de equipos flexibles y escalables.
Una organización ágil comprende una densa red de equipos capacitados que operan con altos estándares de alineación, responsabilidad, experiencia, transparencia y colaboración.

 

3. Decisión rápida y ciclos de aprendizaje.

Las organizaciones ágiles trabajan en ciclos rápidos de pensamiento y acción que están estrechamente alineados con su proceso de creatividad y realización. Ya sea que los implemente como pensamiento de diseño, operaciones lean, desarrollo ágil u otras formas, esta integración y la iteración rápida y continua de pensamiento, acción y aprendizaje forman la capacidad de la organización para innovar y operar de manera ágil.

A nivel empresarial, utilizan el modelo de ciclo rápido para acelerar el pensamiento estratégico y la ejecución.

 

4. Las personas en el centro

Una cultura organizacional ágil coloca a las personas en el centro, lo que involucra y capacita a todos en la organización. Luego pueden crear valor de manera rápida, colaborativa y efectiva.

Las organizaciones que lo han hecho bien han invertido en un liderazgo que empodera y desarrolla a su gente, una comunidad fuerte que apoya y hace crecer la cultura, y los procesos subyacentes de las personas que fomentan el espíritu empresarial y el desarrollo de habilidades necesarias para que ocurra la agilidad.

 

5. Innovación

Será necesario contar con tecnologías subyacentes que permitan respaldar la velocidad y la flexibilidad en sus productos y procesos.

 

Las organizaciones ágiles deberán proporcionar productos y servicios que puedan cumplir con los cambios de los clientes y las condiciones competitivas. Es probable que los productos y servicios tradicionales deban digitalizarse o habilitarse digitalmente. Los procesos operativos también tendrán que evolucionar continua y rápidamente, lo que requerirá una arquitectura, sistemas y herramientas tecnológicas en evolución .

 

 

Fuente: The Journey to an agile organization – McKinsey