Estrategias Organizacionales – Outsourcing

Estrategias Organizacionales – Outsourcing

Al outsourcing se lo reconoce como una estrategia de reducción de costos, pero si las empresas sólo se basan en este concepto pueden estar perdiendo oportunidades de mejorar sus ventajas competitivas.

Es por eso que tener un enfoque estratégico ayudará a un mejor entendimiento de los beneficios.

El outsourcing que acompaña a los objetivos de transformación en las compañías requiere mucha disciplina en el manejo de procesos y en la toma de decisiones. Es decir, que el éxito está dado por el diseño de la iniciativa organizacional.

Este diseño deberá al menos tener en cuenta alguno de estos factores:

Entender qué es lo que se quiere obtener de esta estrategia: puede ser que sea reducción de costos, obtener conocimientos técnicos específicos que de otra manera la empresa no podría generarlos, flexibilidad, capacidad laboral extra, etc.

Crear una base sólida de conocimiento para responder a las preguntas cuantificables. Es decir, tenemos los objetivos definidos, entendemos los beneficios monetarios que nos devolverá este proceso.

Seleccionar al proveedor correcto. Desde el comienzo debe ser un proceso exhaustivo donde las compañías entiendan todas las características de aporte de valor que puede proporcionar un proveedor.

Al llevar adelante el trato, será mejor que el proceso sea flexible y de mutuo acuerdo. Los contratos deben adaptarse a la flexibilidad y los nuevos contextos de negocios cambiantes.

 

¿Y una vez establecido el acuerdo?

 

Muchas de las empresas se preguntan si realmente están teniendo resultado. Los ejecutivos quieren evitar problemas asociados a la transparencia, ejecución y comunicación.

Es por eso que una empresa que presta estos servicios deberá proveer:

  • Visión de Valor: Tener la posibilidad de crear valor y confianza con su cliente. Brindar los skills necesarios (técnicos, legales, financieros, planificación) cuando se requieran y hacer una gestión efectiva de las relaciones.
  • Monitorear el Rendimiento. Entender el nivel de servicio que el cliente pretende (y figura en el contrato) será fundamental. Poder gestionar la ejecución e informar y entregar reportes asociados a SLA, costos, calidad y otros factores que el cliente considere importante.
  • Establecer el Gobierno adecuado para tener un mecanismo del control operacional. La estructura de gobierno se podrá establecer a niveles ejecutivo, a nivel programa y a niveles inferiores de ejecución del servicio.

 

Una de las herramientas más sencillas y a disposición, para ayudar a generar valor y ser competitivos, es el Outsourcing.

Desde ASAP podemos ayudarte a lograr implementar esta iniciativa con éxito.